Carcassone – Francia (mayo 2004)

Arquitectura, Casas, Museos

Ciudadela de Carcassone, Francia 

Luego de la visita al Complejo monumental del Palacio de los Arzobispos de Narbonne, continuamos con el viaje 60 kilómetros hacia el oeste. Nos tomó cerca de 1 hora en llegar a Carcassonne. Esta ciudad está dividida en 2 partes: La Ciudadela y La Bastida de San Luis. Una vez en la ciudad, seguimos las indicaciones hacia el centro histórico. 

La ciudadela es la zona que se encuentra dentro de las murallas. Está protegida por una doble muralla de 3 kilómetros y 52 torres. En la foto se ve parte de la muralla con algunas de las torres.

La ciudadela cuenta con 4 ingresos, cada uno corresponde a los puntos cardinales. Nosotros ingresamos por la Puerta de Narbona. Como se ve en la foto, esta puerta tiene 2 torres robustas idénticas que la acompañan. Para acceder por esta puerta, hay que cruzar el foso por un puente levadizo.

Detrás de sus muros encontramos uno de los conjuntos más impresionantes de Europa. La UNESCO declaró La Ciudadela de Carcassonne como Patrimonio de la Humanidad en 1997.

Una vez dentro de las murallas, hay que pasear por cada uno de sus rincones. Es como si estuvieras dentro de un cuento de hadas. Hay restaurantes, hospedajes, tiendas para comprar recuerdos. También te puedes topar con arte callejero, nosotros nos encontramos con un chico que hace un show con bolas de acrílico.

Se necesita 1 día para recorrer toda la ciudadela. Aunque recomiendan que pases la noche en la ciudadela, yo me tuve que regresar.

Algunos datos curiosos:

  • La Ciudadela fue construida sobre una colina por los romanos
  • Debido a su emplazamiento estratégico la ciudadela ha sufrido desde la antigüedad numerosas contiendas y conquistas
  • El conjunto arquitectónico medieval que hoy podemos admirar fue restaurado por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX
  • Hay dos modos de acceder a la ciudadela:
      • A pie, atravesando el Puente Viejo.
      • En auto, siguiendo los carteles informativos
  • La ciudadela es peatonal, pero en la parte baja hay muchos estacionamientos.

 

“Viajar te deja sin palabras y después te convierte en un narrador de historias” – Ibn Battuta

 

Si te gustó…. compártelo!

Arquitecta Trotamundos

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *